Desde la Oficina de Vivienda de Madrid queremos mostrar nuestra solidaridad con el Edificio 15O de Barcelona y con todas las ocupaciones de estos días, con la Osera, Mercado de Montamarta y el Mercado 15m. Al mismo tiempo queremos expresar el más absoluto rechazo a los desalojos forzosos y coacciones producidas en el desalojo en Urbieta 6, Huertas, Kukutza y hace unos pocos días en el poblado de Puerta de Hierro.

Ante el miedo y la ruina social, las personas con valentía liberan estos espacios, autoorganizándose para ello. Esto nos da esperanza y ánimos para seguir juntas, encontrando caminos.

Nos alegramos por el auto del juez que no ve delito en el edificio 15O por parte de las familias y con ello no ordena, hasta el momento, el desalojo del inmueble.

A raíz de la petición de fiscalía del desalojo, desde la oficina de vivienda /asamblea de vivienda queremos expresar algunas dudas:

Nos cuestionamos qué clase de justicia quieren representar aquellos que ponen por encima del derecho y necesidad de vivienda de las personas, el derecho a la propiedad privada y la especulación.

Nos cuestionamos para quién trabaja una clase política que permite por acción u omisión el derribo de viviendas dejando a familias en la calle. No le importan a nuestros funcionarios públicos del ayuntamiento, recordemos a sueldo de todas nosotras, que haya niñas que vean como sus casas se derriban, dejando escombros tóxicos al aire libre.

Para nosotros sí existe justicia y es que familias que estaban en la calle usen un edificio vacío, propiedad de un CULPABLE de la crisis económica y social, para poder utilizarlo como vivienda de forma autogestionada como está ocurriendo en el Edificio 15O y en el Hotel Madrid.

En este caso concreto, celebramos el auto del juez pero nos mantenemos con cautela a la espera y preparadas sobre lo que pueda pasar, no sólo con el edificio 15 o sino también con el resto de ocupaciones políticas, en especial con las destinadas a ser utilizadas como vivienda.

No olvidamos ni perdonamos que es la justicia en manos de sus jueces y fiscales quien firma sentencias de desahucio, dejando a gente en la calle, abandonándolas a su suerte.

Así, si la resolución final de los jueces y fiscales, respecto a otros inmuebles ocupados es proteger a la banca y a la especulación, apoyamos la desobediencia de nuestras compañeras para reclamar estos espacios, considerándonos legítimas por encima de una orden a todas luces injusta. Recordamos que es gracias a la solidaridad de las personas para con sus vecinos desalojados la que ha paralizado muchos desahucios en todo el estado gracias a las redes creadas en asambleas locales, ejemplo más del camino a seguir para todas nosotras.

Esperamos que lo sucedido con el Edificio 15O se reproduzca allá donde allá carencias de viviendas y de espacios colectivos.

Animamos a las personas que nos leen a que juzguen por ellas mismas si estas sentencias de desalojo merecen ser obedecidas y llamamos a la solidaridad con las personas que van a ser desalojadas, sea de su vivienda o de un inmueble ocupado que de producirse el desalojo estarán en la calle rodeadas paradójicamente de cientos de casas y edificios vacíos.

Porque no vamos a pedir permiso para ser libres.

Oficina de Vivienda de Madrid, liberando espacios y en lucha.