Taller de escritura creativa”.

Xavier Cañadas. Escribidor Insurreccionalista.

Antecedentes:

Ni soy profesor de literatura ni crítico literario, simplemente una persona que hace demasiados años aprobó el COU de “letras” copiando. Sin embargo, he escrito seis libros, de los cuales tengo cuatro editados.

Hay quienes piensan que escribir un relato, un cuento, una novela o un poema es demasiado complicado porque hay que seguir una estructura previamente establecida, ni se sabe por quién.

No vamos a montar un curso para que la gente aprenda a escribir, para eso ya existen escuelas de adultos reglamentadas para tal fin.

¿Para qué un “Taller de Escritura Creativa”?

Hay muchas personas que leen y que les gustaría escribir pero no se atreven, incluso más personas a las que les gustaría escribir su vida y que incluso les iría bien psicológicamente porque harían una regresión sin tener que pagar a un psicólogo.

Vamos a montar un “Taller de Intercambio Creativo”, es decir, un espacio que nos permita interactuar, como si nos inventáramos un juego de rol en el que cada cual desarrolla un papel y lo vamos a plasmar sobre el papel, cada cual, desde su punto de vista y riéndonos, sin llegar a la exageración, de nosotros mismos y de cada uno de los miembros del taller.

Las faltas de ortografía en un principio son lo de menos, no os de vergüenza no saber escribir correctamente porque tras este taller no vais a obtener titulación académica alguna, pero vais a obtener algo mejor, vuestra titulación individual del “soy capaz de escribir cualquier cosa”.

Al taller no hay que venir con papel ni bolígrafo y menos con ordenador, hay que venir con ideas y si alguien tiene algo escrito, mejor que mejor porque de lo que se trata, es de que aprendamos todos de todos.

El “Taller de Escritura Creativa” será en castellano –el español no existe como lengua-, porque a mi entender es la lengua más rica en palabras y en giros lingüísticos o al menos, la que mejor conozco.

También trataremos de “irnos de la olla” “romper moldes preestablecidos” y por qué no, crear una nueva “corriente literaria” a la que yo llamaría “Corriente Literaria de los Vencedores” porque ya está bien de considerarnos siempre los “vencidos”, pero el nombre de la nueva corriente literaria no lo voy a poner yo sino el grupo.

Se trata de perder el miedo y de compartir ideas, recursos literarios y hasta incluso de inventarnos palabras a la vez que hacemos un esfuerzo por desdomesticarnos y empezamos a reinventarnos día a día, condición imprescindible para ser “libres en nosotros mismos”.

Una cuestión que me parece de suma importancia, es que el taller acabe elaborando un libro literario y a través de la autogestión y de la autofinanciación podamos llegar a editarlo y a venderlo para poder seguir editando.

Tengo una editorial con una socia “KYNIKOS Editorial” se llama, totalmente alegal, yo me dedico a la corrección de textos en castellano y mi socia se dedica a diseñar la portada y a maquetar y seguro que estaría encantada de colaborar altruistamente en el proyecto, con lo cual, el único coste sería la impresión y tenemos contacto con una imprenta a la que no tenemos que pagar IVA –practicamos insumisión fiscal y desobediencia civil-. Por cierto, para los que no sepáis griego –yo tampoco sé- KYNIKOS significa PERRO y era el nombre de una corriente filosófica griega, “Los Cínicos”, con la que me identifico plenamente y en la que entre otros, estaban: Antístenes, Diógenes de Sínope y Diógenes de Laercio.